sábado, 21 de diciembre de 2013

Libertad condicionada.



Es un mecanismo a una estructura sujetada,

Una opinión sobre una equivocación sustentada,

Es el recuerdo a lo largo del tiempo, de tu mirada.



Es una solución producida desde una ecuación olvidada,

Una población sin una razón de entrada,

Es la canción de tu voz desde hace tiempo, no escuchada.



Es el dinamismo bajo una condición confinada,

Una discusión producto de la palabra mal empleada,

Es la lágrima tuya que se secó, en mi almohada.



Es el ave que vuela dentro de la casa amarrada,

Una pasión que por el dinero fue comprada

Como lo fue una Libertad Perfecta, que quedó condicionada.

Engel Salazar Aguirre
21 de diciembre de 2013.

viernes, 20 de diciembre de 2013

La espiritualidad del Camino (Oyekún Biká).


No es
el simple hecho de transitar,
ni la simple acción de pisar.

Es una proyección a desplazar,
un transporte vivencial
en la trayectoria continua,
cotidiana o novedosa,
que enseña...

El Camino no pide permiso
al visitante,
pero, sí bien Te entiendo,
éste debe rogarle
que le permitas aprender
que el destino y la vida
es un solo ser
en él.

La lluvia cae a su manera
sobre aquella sección del momento,
limpiando el acontecimiento
que transita al camino;
su energía transforma
a la meta en tránsito
como manejando por la carretera,
pero descalzo...

De este modo es que ando
apreciando el paisaje,
de este suelo es que vivo
aprendiendo que su espiritualidad
soy yo mismo
y que la vida es El Camino;
siguiendo la ruta
de los que me antecedieron
desde el anonimato pactado,
porque El Camino no revela
las penas ni las alegrías
de quienes por él transitaron.


Engel Salazar Aguirre
21 de diciembre de 2013.

jueves, 5 de diciembre de 2013

La Puerta...


La envergadura y el talante
son el vigilante
de lo resguardado,
las clavijas al costado
para aperturar con rotación,
el pomo
el centro de atención
de los ojos y de la atracción
de mis manos
hacia la puerta.

Además de ello
interactúan los metahechos
del hilo de luz
en el destello,
sobre lo oscuro,
el camino que se abre,
la inquietud que asombra,
el nerviosismo de la sorpresa,
la calzada
en el marco de la puerta.

No sólo la entrada
al edificio,
al cuarto de servicio,
o al desperdicio;
sino, la nueva herramienta
que enseña,
que aleja o acerca al precipicio,
el nuevo conocimiento
que atrae,
a la noción fenomenológica
de lo que significaría
la búsqueda y la respuesta,
de la acción
de estar encerrado
y abrir La Puerta...

Engel Salazar Aguirre
5 de diciembre de 2013.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

El Guía de la sabiduría.



Sólo sus palabras me consuelan
sólo sus manos mis lágrimas secan,
sólo lo sublime confiesa
ante mis ojos su grandeza.

Sólo el aceite de sus palmas endulza
sólo el sonido del tambor apacigua,
sólo su madre sobre mi cabeza
y mi cabeza su hermano abre,
mi padre.

Sólo ante usted me confieso Cobarde
sólo ante ti me entrego niño,
sólo en su luz me persigno
y saludo al permiso de Él mismo.

Sólo su semilla siembra en mi abismo
sólo sus consejos retuercen mi cuello,
sólo su compañía dobla mi esquina
en la ceremonia de tu abrazo
o en el abrazo de la cantina.

Sólo tu agua seca mi dolor
sólo el saber de tu atemporalidad,
sólo la cotidianidad
de tu guía,
prenda de la vida que proteges
Guía de la sabiduría.


Engel Salazar Aguirre
3 de diciembre de 2013.

hasta que llega (Obara Keté)


Se posa y se apodera,
se inquieta y desespera
y se sustenta fabricando a sus hermanitas...

Transfigura cosas escritas,
se muere y resucita
y mantiene estados y matrimonios
en la cuadra anterior al manicomio
en la cercanía del acantilado...

Coloca alas a los maniatados,
prospera y se ahoga
y se recupera de la guillotina
gracias al poder político...

Viaja en los versículos
irrespetando religiones,
y se alimenta de ambiciones
por largas rutas y años,
allanando las vidas de incerteza...

Viaja largo tiempo llenando el agua de tristeza;
hasta que llega La Verdad
y la mentira baja la cabeza.


Engel Salazar Aguirre
4 de diciembre de 2013.

martes, 3 de diciembre de 2013

Qué pasó con...


Qué pasó con la vigilancia del espacio,
la detección del trinar de las estrellas,
con el permiso de los amores del pasado
que se aperciben de ellas?

Qué pasó con la edificación de la casona,
dándole paso a la infraestructura que resguardara
el hogar de tu niño,
hecho mío de cariño
aunque lo creías increíble?

Qué pasó con la energía del futuro predecible,
con el amor indescriptible
a nuestras deidades,
con el respeto inalienable
a nuestra madre,
con el agradecimiento inalcanzable
a nuestro padre?

Qué pasó con las mentes que se abren,
con los corazones que aprenden?
Qué pasó con la paciencia de quererme
y con el antídoto de la certeza
del amor que llevo en mi cabeza?

Qué paso con la fiebre impostergable,
con la religiosidad envidiable
de atender a mis amores
y de cuidar a mis hijos?
Qué pasó con los testigos
del otro plano
que te acompañan
aún sin creer en ellos
ahora?

Qué pasó con la señora
que todo decía?
Qué pasó con las promesas
de la campaña en la alcaldía?
Qué pasó con el aroma
el perfume de tu rebeldía?

Dentro de unos días
el momento habrá hablado,
y el disgusto alocado
será el hecho que consuma
la supresión de un futuro
del cual me apartaste
y me protegiste...

Al voltear la espalda
sin hablar dijiste:
Qué pasó con...


Engel Salazar Aguirre
29 de noviembre de 2013.