viernes, 21 de septiembre de 2012

Me has hecho mucha falta...


Me has hecho falta en la silueta rota de tu sonrisa,
                              en el recuerdo de una semana olímpica
                              que transitó en la armonía del cabello.

Me ha hecho falta tu cuerpo bello,
                            el perfume de tu elegancia
                            y la ironía de su fragancia
                            que habla de su osadía.

Me ha hecho el desafío de las religiones,
                     la madurez de la precocidad
                     en este delirio embriagado sin edad.

Me has hecho falta en la descripción de mi poesía,
                              que no explota porque le hace falta la compañía
                              de la ausencia de tus días.

Me hace falta la tesis de tu maestría,
                      con la que evades mis dispositivos
                      pero despiertas mi alegría.

Me hacen falta las canciones, las melodías,
                       las caras y las manos frías
                       calientes dentro de las mías.

Me has hecho mucha falta amor mío,
                                        devolviendo mi congelado río
                                        sigue tu distancia marcando las fechas
                                        y sigue mi alma extrañándote deshecha.

Me has hecho mucha falta mi vida,
                                        subiendo la mirada perdida
                                        recordando el día que te tenía
                                        y andando por la ruta que te perdía.

Me has hecho falta al final de túnel
                              en la otra ciudad de mi fortuna
                              y en las diez semanas estancadas de sesiones
                              con psicologías rígidas de pasiones,
                              viendo a mi reina en un espejo de papel
                              donde la ausencia de palabras
                              se hace distancia eterna,
                              de qué quien pudo haber coronado
                              al fin la paz a mi lado.

Me has hecho mucha falta, y cómo te he extrañado!
                                         viviendo sin pedir piedad,
                                         pero cantando a los Santos
                                         para que me corones, mi tranquilidad...



Engel Salazar Aguirre
15 de septiembre de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario