jueves, 1 de septiembre de 2011

Tus Argumentos.

Son proyecciones de tus inquietudes sobre mí
que se suman a las mías,
son carencias de poesías
pero no de heridas sin sanar.

Tu acción de argumentar
es un estallido solar en un eclipse de día,
es como una desarmonía
que no empalma con tu belleza.

Es el reflejo de una tristeza
que se multiplica en miles
cuando superpones tu pensamiento a tus sentires.

Son tus anclas a la canción de invierno,
es la renuncia al vivir viviendo,
es el aferrarse al morir eterno
en las manos de la rutina
bloqueando tus sentimientos tras la cortina.

Son excusas que parecen comiquitas
de sayayines o un sayayín etéreo,
en una galaxia sin televisor ni estéreo.

Cuando revisemos nuestra ruta
ojalá no descubramos
que el vacío que llevamos,
pudimos llenarlo
en lugar de pasar el tiempo pensando.

Cuando nos detengamos a los años
ojalá no despertemos
tarde para vivir los momentos,
que hoy podemos
si logramos rendir ante la pasión de la naturaleza
tus argumentos.


Engel Salazar Aguirre
01 de septiembre de 2011.

2 comentarios:

  1. Una poesía precisa, certera.

    A veces el miedo, los argumentos, las sociedades, la limitación de libertades que tanto esgrimimos nos llevan a dejar de vivir, mientras pensamos que vivimos...

    Hoy me has tocado diana, muchachito.

    Mi siempre abrazo


    P.D: Andas perdido de mi casita virtual, mira que tengo un café cubano exquisito, ehhhh.

    ResponderEliminar